Murcia: 968 233 953 | Cartagena: 968 233 953 consultas@santonjatrauma.es

SÍNDROME DEL TÚNEL DEL CARPO

 Figura 1.- Cirugía del Síndrome del Túnel Carpiano con una mínima incisión. Se ha abierto el ligamento anular del carpo descomprimiendo el nervio mediano

Figura 1.- Cirugía del Síndrome del Túnel Carpiano con una mínima incisión. Se ha abierto el ligamento anular del carpo descomprimiendo el nervio mediano

El Síndrome del Túnel del Carpo es una patología por compresión del nervio mediano en la cara palmar (anterior) de la muñeca. Es una patología muy frecuente que afecta más a las mujeres que a los hombres. Se sospecha que está relacionada con las posturas que se adoptan de forma continuada o muy repetitiva.

La sintomatología que yo suelo escuchar de los pacientes que trato con esta patología suele ser la presencia de “hormigueo o pinchacitos” (parestesias) en el 1º, 2º, 3º y con menos frecuencia en la mitad del cuarto dedo (la que está junto al tercer dedo o zona radial). Esta distribución que notan de la alteración de la sensibilidad (como si estuviese “zompo”), se debe a que es esa área la que está inervada por el nervio mediano. También suelen quejarse de dolor en la mano, pero sobre todo en la cara anterior de la muñeca y antebrazo que a veces puede alcanzar el hombro. Con menos frecuencia, puede existir una alteración en la sudoración (afectación vegetativa) en el mismo territorio de la mano. Es frecuente que se asocia a compresiones nerviosas en la región cervical. Es importante descartar otras causas que pueden producir síntomas parecidos, como las neuropatías cervicales o las compresiones del plexo braquial o del nervio mediano en otras zonas de su trayecto. Debe realizarse una EMG (Electromiografía) del miembro superior analizando las raíces cervicales. Los tratamientos son variados aunque muchos son poco efectivos. Habitualmente se comienza con tratamiento farmacológico (AINE, antineuríticos o Vitamina B), sino mejora suele probarse con fisioterapia. Cuando persiste la sintomatología, otro tratamiento empleado son las infiltraciones con corticoides para desinflamar el estrecho espacio que existe bajo el ligamento anular del carpo. Nosotros hemos utilizado la crio-electroforesis (ver CRIOELECTROFORESIS) que consiste en aplicar altas dosis de antiinflamatorio a través de una máquina que lo introduce bajo la piel por el paso de una corriente eléctrica. En los casos agudos y muy sintomáticos hemos obtenido resultados espectaculares, pero no existen trabajos que lo atestigüe.

 Figura 2.- Mínima cicatriz en una mujer operada de ambos Túnel del Carpo

Figura 2.- Mínima cicatriz en una mujer operada de ambos Túnel del Carpo

Sin duda el tratamiento más efectivo es el quirúrgico. Hace unos años era habitual ver grandes incisiones en la mano y muñeca para poder ver todo el nervio, siendo más frecuentes las complicaciones como las de la cicatrización. Yo desde hace unos 13 años los estoy operando con mínima incisión (unos 3-4 centímetros aproximadamente) en la palma de la mano (Figura 1). La ventaja de esta cirugía, es que la cicatriz es muy pequeña resultando muy estética (Figura 2), reduciéndose los problemas de la cicatrización; la recuperación de la movilidad y de la función de la mano suele ser rápida. Otra ventaja es la poca anestesia que precisa. Yo habitualmente la realizo con unos pocos centímetros de anestesia en la muñeca (anestesia troncular en el mediano y el cubital). La evolución varía dependiendo del grado de atrapamiento o compresión del nervio mediano. En los caso leves y moderados, el dolor suele desaparecer el mismo días de la cirugía (lo notan cuando se despierta la mano). En los casos severos o muy severos, la recuperación es más lenta y no siempre es completa, lo que se debe a la gravedad de la lesión del nervio y el tiempo que tarda el nervio es recuperarse. Los puntos los suelo quitar a los quince días. Los ejercicios de la mano, los solemos comenzar a partir de las 48-72 horas de forma progresiva. Suele ser una intervención sencilla con muy pocas complicaciones (las típicas de la cirugía como la infección que es rara –yo no he visto ninguna-), siendo poco frecuente la recidiva.